Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

No te veo uñas pa presidente

En tanto que muchos uruguayos no pierden oportunidad de hablar mal de él, de su gestión, de sus ministros o de su locuacidad algunas veces inoportuna, el presidente de los uruguayos ha puesto este año al país en la portada o al menos en las páginas interiores de muchos medios de prensa del mundo. Si hurgáramos debidamente, seguro que lo encontraríamos hasta en algún crucigrma: "Verticales 13: Popular presidente sudamericano conocido por su austeridad"

Y no es que estas apariciones hayan sido para mal. Por el contrario, los medios internacionales no cesan de habar bien de nosotros. Parece que sólo nosotros no nos damos cuenta de lo bien que andamos. Capaz que somos medio nabos.

La popularidad del "presidente más pobre del mundo" título honorífico otorgado por la BBC de Londres, (estos ingleses siempre tan afines a los honores) parecía invulnerable.

Ni siquiera decayó cuando el affaire de Florida en el que nuestro presi adjetivó de vieja a la presidenta del país vecino, viuda de quien fuera calificado de "tuerto" todo en la misma frase, un "dos por uno" , una muestra de esa austeridad que tanto le gusta. Las iniciativas liberales de legalización de la marihuana, o el aborto o el matrimonio igualitario, lo pusieron en la cúspide de la ola informativa y para bien.

Pero todo se acaba en esta vida que nos tiende trampas en los momentos más inesperados.

Ya la oposición con ese don profético que la caracteriza, lo había anunciado reiteradamente: Mujica alguna vez mostrará las uñas.

Y así fue.

Y esto de las uñas vino a tirar abajo toda esa popularidad trabajosamente lograda. Fue un duro golpe a la mística del ex guerrillero devenido a presidente. Un descuido imperdonable del que seguro no podremos recuperarnos, nuestra imagen como país ha quedado destruida por décadas. Todo por la mala leche de un fotógrafo que no tuvo mejor idea que la de exponernos al escarnio.

Los mismos argentinos que tantas veces habían elogiado la modestia y austeridad de nuestro presidente, mostraron su repugnancia ante la cruda exhibición.

El mundo entero se da cuenta que un tipo con esas uñas no puede ser presidente ni del Club de Bochas del Paso de la Arena. Se desenmascaró. Ta bien que uno si se mira las uñas de los pies atentamente puede descubrir que están en un estado semejante o peor. Pero claro, uno es cadete de la farmacia, distribuidor de chacinados o empleado bancario, no Presidente de la República.

(Honestamente ¿cuánto hacía señor que usted no se miraba las uñas de los pies con detenimiento hasta que ociosamente se le dio por compararlas con las del Pepe?)

Las patas del viejo pasaron a ser vox populi y a ser comentadas en todos los foros de lectores de la prensa.

Leyendo las notas sobre la asunción de Bergara como ministro de economía, me enteré de la existencia de ignotos medicamentos para la cura de los hongos de las uñas, me enteré además como se llamaba la patología (nunca mejor dicho) cuya característica es la posesión de hongos en las uñas, supe que esas cosas que tiene el Pepe en las uñas eran hongos.

Sólo faltó que algún podólogo dejara el número de teléfono para ofrecer sus servicios a cambio de poder realizar una ponencia sobre el tema en la próxima Conferencia Internacional de Alpedismo. Incluso algún atrevido sugirió que nuestra Senadora Lucía Topolanski debería ocuparse de las Primeras Uñas de la Republica.

Decenas de personas habitualmente productivas y cumplidoras, se abandonaron al ocio creativo durante algunos minutos, ocupándose del tema. Una razón más para considerar que un presidente con las uñas así, sólo sirve para generar en los ciudadanos, uno de los Siete Pecados Capitales: la pereza.

Esa exhibición impúdica de las patas, le ha valido calificativos de extraordinaria dureza, peores aún que los que recibió cuando dijo que éramos medio vagos. "Viejo mugriento" "Viejo desprolijo", "Agua y jabón", "qué se corte las garras" y otras que no recuerdo como no recuerdo tampoco como se llamaba la enfermedad de los hongos en las uñas.

Eso demuestra por inducción completa, que no es una persona apta para andar engalanado con la banda presidencial.

"Si tiene las uñas así ¿Cómo tendrá los calzoncillos?" especulaba un lector de el diario "La Nación" de Buenos Aires.

Acertada reflexión. Eso de andar gobernando con palometas en el hoyo puede originar incomodidades de tal magnitud que empujan a decisiones equivocadas.

.¡Seguro que cuando autorizó la ampliación de la producción de Botnia, su calzoncillo cumplía justo una semana en funciones y estaba duro como un blandegue de la puerta de la Torre Ejecutiva!

¿De qué jefe de estado son estos pies? Se preguntaba Infobae. (Si hubiera dicho "pieses" todo el mundo adivinaba de primera) mostrando una foto de las presidenciales patas en primer plano y con un zoom de 24X. La misma que encabeza este artículo.

Uno de los lectores consultaba "¿Tienen trabas a la importación de cortauñas?" desaprovechando los quince minutos de corriente eléctrica del día en una observación tan banal.

Uno se da cuenta que la imagen de las Uñas Presidenciales habla mal de todos los uruguayos. No tiene levante el papelón. Ningún presidente sudamericano ha cometido en la historia, una tan atroz metida de pata en todo el literal sentido de la palabra.

Después de este papelón, es insignificante que Maduro hable con pajaricos, encuentre la cara de Chávez hasta en las tostadas y cambie la Navidad para Noviembre como si fuera El Papa hablando Ex Cathedra.

Ya me imagino a Cristina Fernández, una dama respetuosa del protocolo como ninguna, apareciendo en el Edificio Mercosur y haciendo el gesto de cortarse las uñas con un implemento imaginario y silabeando para la prensa "cor-ta-ú-ñas" , como hizo lo hizo oportunamente con las ba-ti-do-ras en Angola, aquella vez que menospreció a los angoleños con tanto maternalismo y condescendencia que a todos nos dio vergüenza ajena.

Tal vez nos podríamos salvar si esperamos a que Evo nos entregue otra de sus sabias reflexiones sobre el origen de la homosexualidad, los pollos y la Pacha Mama.

O que Ollanta Humala entre a Santiago de Chile en un tanque de guerra como oportunamente prometió que haría. Eso sería bastante espectacular.

Pero no creo que ninguna de estas cosas borren de la pulidas retinas de la burguesía vernácula y extranjera, la imagen fungidizada de las uñas impresentables de nuestro presidente.

Una pena esto del Pepe.

Hasta que mostró las uñas, parecía que lo hacía bastante bien.

Tag(s) : #Mujica, #Uruguay

Compartir este post

Repost 0